La Rueda de los alimentos

Con objeto de conocer de un modo sencillo y práctico la dieta equilibrada, los doctores Vivanco y Palacios diseñaron la Rueda de los alimentos.

Esta consta de siete arcos y cuatro sectores:

rueda-alimentos

Sector A. Formadores de tejidos: proteínas, calcio, hierro y otros minerales.

  • En el primer arco se encuentran los alimentos lácteos (leche, queso, yogur, etc.). Sus sustancias nutritivas son las proteínas y calcio principalmente. Además de aportar proteínas de calidad comparable a las de los huevos o las carnes, los alimentos lácteos contienen también vitaminas A, B 1, B2 y niacina, prácticamente carecen de hierro y vitamina C. Son alimentos imprescindibles en el niño, lactante y embarazadas. Para los adultos y ancianos se recomienda la leche desnatada.
  • En el segundo arco tenemos carnes, jamón, pescados, mariscos y huevos. Todas las carnes tienen un valor nutritivo similar y sus diferencias nutritivas radican en el porcentaje de grasa que contienen, lo que por otra parte determina su valor calórico. Las carnes aportan vitaminas A, B 1, B2, B 12 y niacina, pudiendo desaparecer con la cocción. Los pescados y mariscos, pueden remplazar perfectamente a las carnes, tanto los frescos como los congelados, contienen más vitaminas pero menos cantidad de hierro. Los huevos tienen igual proporción de proteínas que la carne y pescados, la yema por su riqueza en lípidos contiene vitaminas liposolubles (A y D). Por su contenido en grasas (colesterol) no se recomienda comer más de 3-4 huevos a la semana en los adultos mayores de 40 años.

 Sector B. Energéticos: hidratos de carbono (azúcares) y grasas (Lípidos).

  • Tercer arco. Están las grasas o lípidos (aceites, mantequilla, margarina, de la carne, etc.), que son las sustancias energéticas de mayor poder calórico. Un gramo de ellas produce 9 kcal, a diferencia de los hidratos de carbono y las proteínas que producen 4 kcal. Las grasas son imprescindibles en la alimentación dado su contenido en ácidos grasos esenciales y de vitaminas A, D, E y K vitaminas liposolubles.
  • Cuarto arco. Incluye a los hidratos de carbono o azúcares, se encuentran en los cereales, miel, pastas, etc. Los cereales son alimentos calóricos, casi todos procedentes de hidratos de carbono y contienen vitaminas B 1, B2 y niacina en su estado integral, perdiendo bastantes con el descascarillado de los cereales. La miel es un alimento muy energético proporciona 300 kcal por 100 gr., contiene además vitamina C, B 1 y 132.

Sector C. Reguladores de las funciones: vitaminas y minerales.

  • Quinto arco. Se encuentran las hortalizas y verduras (zanahorias, lechuga acelgas, etc.), alimentos poco calóricos, proteicos y grasos. En ellos destacan el contenido en fibra y vitaminas A, C y B. Las frutas (naranja, fresas, melón, etc.) son igualmente ricas en fibra y vitaminas A, C y menos en B.

Sector D. Todas las sustancias nutritivas en menor cantidad.

  • Los alimentos de este grupo se caracterizan por estar constituidos por los tres macronutrientes (lípidos, proteínas e hidratos de carbono), sustancias plásticas, energéticas y reguladoras, aunque predominan los hidratos de carbono y lípidos. Este sector está compuesto por las legumbres, patatas, frutos secos, etc.

Share